composición aceros

Composición del acero y sus propiedades

Desde que se descubrió la forma de fabricarlo en masa a mediados de 1850, el acero se ha convertido en una de las materias primas más utilizadas y demandadas en nuestra sociedad. 

 

Este material se utiliza para la fabricación de todo tipo de productos, electrodomésticos, medios de transporte, maquinaria industrial, herramientas e incluso estructuras de los edificios en los que vivimos. 

 

En definitiva, muchos objetos de nuestro alrededor se fabrican con este tipo de material. Esto tiene como consecuencia que cada tipo de aplicación requiera unas necesidades, propiedades y características técnicas muy diferentes, por lo que la composición del acero varía para ofrecer unas propiedades u otras. 

 

Desde Aceroa, como distribuidores especializados en aceros especiales, explicamos diferentes composiciones de acero que existen, cuáles son sus propiedades, sus especificaciones técnicas y las diferentes aplicaciones que ofrecen. 

 

Composición del acero 

La composición del acero es una aleación de hierro y carbono a la que se le añaden pequeñas cantidades de otros elementos que le confieren diferentes propiedades. 

 

Estos elementos son los siguientes: 

 

  • Aluminio: se utiliza para evitar la oxidación en el proceso de elaboración del acero, del mismo modo, reduce el crecimiento del grano cuando forman óxidos y nitruros. 
  • Azufre: aunque el azufre es dañino para la aleación, se suelen usar pequeñas cantidades (máximo 0.25%) para mejorar su maquinabilidad. 
  • Cobre: este elemento se utiliza para aumentar la resistencia a la corrosión en aceros al carbono. 
  • Cromo: este componente forma ferrita, que aumenta la profundidad del endurecimiento, evita la corrosión y aumenta la resistencia a altas temperaturas. 
  • Fósforo: mejora su resistencia, la maquinabilidad y la resistencia de la corrosión atmosférica.
  • Manganeso: se utiliza como desoxidante, ya que es un gran formador de austenita. 
  • Molibdeno: aumenta la resistencia del acero al impacto, la profundidad del endurecimiento y mejoran la resistencia a la corrosión. 
  • Níquel: es el material principal formador de austenita, un componente que hace aumentar la tenacidad y la resistencia al impacto. 
  • Titanio: este elemento se usa para estabilizar y desoxidar el acero. 
  • Vanadio: facilita que se forme un grano pequeño y, por consecuencia, aumenta su capacidad de endurecimiento. A su vez, este componente forma carburos, que confieren resistencia a la aleación de acero. 

Estos son los principales componentes de un acero y que, en función de la cantidad de cada uno de ellos, ofrecen unas especificaciones técnicas diferentes. 

 

componentes de los aceros especiales

 

Propiedades que aportan los componentes del acero 

Dependiendo de la utilización que se le vaya a dar al acero, este debe estar dotado de unas propiedades u otras. Es decir, contará con una cantidad distinta de cada tipo de componente, teniendo en cuenta las necesidades más concretas para su posterior aplicación. 

 

Las propiedades del acero se diferencian principalmente en dos grupos; por un lado, las mecánicas y, por otro lado, las físicas. 

 

Propiedades mecánicas del acero 

  • Plasticidad.
  • Resistencia.
  • Maleabilidad. 
  • Dureza.
  • Tenacidad. 

Propiedades físicas del acero 

  • Térmicas. 
  • Eléctricas.
  • Ópticas.
  • Magnéticas. 

Si quieres profundizar más en las propiedades del acero, te recomendamos que sigas leyendo este post.

 

composición del acero

 

Clasificación del acero según sus componentes 

Una vez tenemos claro qué es el acero, de qué está compuesto y cuáles son sus características, podemos explicar cuáles son sus aplicaciones. Si clasificamos esta materia prima en función de su composición. 

Por ello, se pueden distinguir dos tipos de aceros según su composición.

 

Aceros ordinarios

Son aquellos que están compuestos únicamente por hierro y carbono. Estos aceros son los más utilizados, desde la construcción de estructuras, de medios de transporte, producción y distribución de energía, herramientas o maquinaria. Estos aceros se dividen en tres grupos:

  • Aceros de bajo carbono: son los aceros compuestos por un bajo porcentaje de carbono, menores al 0,30% en peso. Este tipo de acero no adquiere dureza durante el templado, cuenta con una mayor tenacidad, por lo que son aceros blandos pero dúctiles. Este es ideal para la fabricación de perfiles estructurales, alambres, clavos, tornillos, etc. 

  • Aceros de medio carbono: Son aquellos que cuentan en su composición con entre un 0.25 y un 0.55% de carbono en peso. Este acero cuenta con una mayor dureza y una resistencia considerablemente más elevada que los aceros de bajo carbono. Su principal aplicación se da en fábricas, para el uso en producción manual, así como para la formación de mecanismos automatizados. Por ejemplo, se utiliza para fabricar ejes de vehículos, máquinas, resortes, engranajes, herramientas manuales, etc. 

  • Aceros de alto carbono: Estos aceros se componen por al menos un 0.51% de carbono en peso. Además, tienen una alta tenacidad en el núcleo y dureza en su superficie, por lo que se convierte en el acero ideal para la fabricación de piezas en el sector automotriz, como es el caso de las carrocerías, así como en la industria manufacturera. 

Aceros especiales 

Los aceros especiales son aquellos que cuentan en su composición con una aleación de metales que le aportan unas características y propiedades específicas que permiten utilizarlo para un fin muy específico. 

 

Las principales aleaciones del acero especial son las siguientes:  

 

  • Aleación de molibdeno: este es un acero especialmente resistente y rígido. Su principal característica es su elevado punto de fusión, por lo que se trata de un acero altamente resistente a temperaturas elevadas y a la acción de corrosivos como ácidos. Se usa principalmente en la industria nuclear.

 

  • Aleación de titanio: se caracteriza por ser el más común, es resistente, ligero, fuerte y resistente a los ácidos. Su uso pasa desde la fabricación de dentífricos, piezas de joyería hasta la fabricación de barcos y maquinaria. 
  • Aleación de wolframio: es una aleación especialmente densa, por lo que su uso suele ser la fabricación de recipientes que vayan a contener elementos radiactivos, aunque también se utiliza mucho para fabricar contrapesos para barcos o aviones. 
  • Aleación de carburo de tungsteno: ofrece una alta resistencia a los corrosivos, y su principal uso está en municiones, herramientas de corte mecanizado, equipos quirúrgicos, etc. 

 

composición aceros especiales

 

Acero, un material con múltiples aplicaciones en función de su composición 

Como explicamos a lo largo de todo el artículo, un componente del acero es fundamental para su posterior aplicación y sus propiedades técnicas. Es decir, la variación de la cantidad de un componente u otro influye directamente en sus capacidades y su utilización. 

 

Por ello, a la hora de elegir el mejor acero es importante tener en cuenta la utilización y el uso posterior, con el fin de escoger la aleación más acorde a las necesidades de cada caso. 

 

Nuestro equipo cuenta con más de dos décadas de experiencia en el sector, por lo que trabajamos con los mejores grados de acero especiales para garantizar la trazabilidad y la calidad en la fabricación de nuestros clientes. Somos distribuidores exclusivos para España y Portugal de las marcas de acero especial Industeel de ArcelorMittal y de Kind&Co.

Otros artículos que pueden interesarte:

¿Necesitas más información?

También puedes buscar otros contenidos