Tipos de tratamientos térmicos del acero

Tratamientos térmicos de los aceros y sus objetivos

Existen determinados mecanismos industriales con la finalidad de mejorar las prestaciones tanto mecánicas, físicas y/ o químicas de los metales, sobre todo del acero, y de otros tipos de materiales.

 

Tal es el caso de los tratamientos térmicos, muy empleados por determinadas industrias para mejorar la calidad de los artículos que ofrecen.

 

En ACEROA, como almacén de aceros especiales en Barcelona, explicamos qué son estos procesos, para qué se utilizan y cuáles son sus ventajas. 

 

¿Qué son los tratamientos térmicos?

Los tratamientos térmicos son procedimientos de enfriamiento y calentamiento de los metales bajo ciertas circunstancias controladas (temperatura, presión, velocidad o tiempo), con la finalidad de potenciar sus propiedades mecánicas. 

 

El tratamiento térmico suele ser empleado en la mayoría de los casos sobre el acero, pero también puede ser aplicado con el aluminio, maderas y el vidrio.

 procesos térmicos de los aceros

 

Tipos de tratamientos térmicos en el sector industrial

En función de las necesidades de las piezas metálicas, se utiliza un tipo de tratamiento u otro. Por lo que, existen diversos métodos a emplear para trabajar el acero y el metal. 

 

Tratamiento térmico temple 

Los tratamientos térmicos temple consisten en calentar el acero a una temperatura ubicada entre los 900 y 950°C para después enfriarlo con rapidez. Además, este proceso se realiza en aceite o agua. Según la forma en que se lleve a cabo este proceso, podemos hallar el tratamiento isotérmico, superficial, interrumpido, entre otros. 

 

Tratamiento térmico normalizado 

Este tipo de tratamiento térmico se realiza sobre el acero cuando se desea que este vuelva a su condición original, después de haber pasado por un procedimiento defectuoso o haber sido tratado con laminación o forja, entre otros. 

 

Las etapas de este proceso se conforman por una fase de calentamiento (a una temperatura oscilando entre los 40-50°C), para luego dejar enfriarse. 

 

Tratamiento térmico revenido 

Los tratamientos térmicos de este tipo son un complemento del temple. Se utilizan cuando se quiere incrementar la resistencia de los aceros templados, disminuyendo su dureza. Para lograr esto, el acero templado se calienta y seguidamente se enfría en agua, aceite o al aire. 

 

¿Qué objetivos perseguimos con estos tratamientos?

Teniendo claro qué son los tratamientos térmicos, ¿para qué se utilizan estos mecanismos industriales?

 

Usos te los tratamientos térmicos del acero

 

Principalmente, se busca mejorar características como la ductilidad, resistencia al desgaste, apariencia estética y dureza en el acero. Por ende, el objetivo final es conseguir una pieza con prestaciones mecánicas distintas a las de la original

 

Beneficios de los tratamientos térmicos de metales

Entre las ventajas de los tratamientos térmicos de los metales se puede destacar que posibilitan el mejoramiento de las características del acero, sus aleaciones y otros tipos de metales. Se trata de procesos bastante relevantes en lo que concierne a los sistemas de fabricación en las industrias modernas. 

 

Así pues, los tratamientos térmicos del acero y otros metales son muy útiles para elaborar piezas de maquinaria agrícola de mejor calidad, así como poleas, ruedas, engranajes, cuchillas, herramientas, entre otros. 

 

Por tanto, el tratamiento del metal es una técnica imprescindible en el ámbito industrial, pues da la posibilidad de cambiar las características de un elemento para ajustarlo a los requerimientos de un cliente. Por lo que se presenta como uno de los procedimientos industriales más versátiles y convenientes para trabajar, y así, facilitar la fabricación de múltiples productos.